Manuel Benza: “El neoliberalismo es un adversario de la democracia”

Manuel Benza Pflücker (Lima, 1944) fue diputado del Perú cuando aún el Congreso de la República era un claustro que no generaba vergüenza ajena. Los años 1985 a 1990 fueron, posiblemente, el último periodo parlamentario en el que aún primaba el intercambio de ideas entre congresistas. Después del Autogolpe del 92, la confrontación ideológica terminó para dar paso al pensamiento único que domina hasta la actualidad, bajo el resguardo de una Constitución hecha a su medida.

El sociólogo Benza Plfücker fue testigo de esa aciaga transición histórica. A raíz de esa experiencia, el docente universitario ha publicado su último libro 25 años del neoliberalismo en el Perú. Análisis de la Constitución Política de 1993. No solo es un análisis normativo constitucional, el libro es, principalmente, una denuncia pública en la que sostiene que el neoliberalismo atropella los derechos de la gente. Para él, una reforma constitucional es el único mecanismo democrático para garantizar un país viable.

Pregunta: ¿Por qué usted sostiene que el liberalismo económico es peligroso para la democracia y la convivencia?

Respuesta: Mario Vargas Llosa sostiene que el liberalismo político debe ir de la mano del liberalismo económico. Desde mi punto de vista, es absolutamente imposible porque el liberalismo económico tiende a atropellar los derechos ciudadanos. Donde se aplica aumentan las distancias al interior de la economía doméstica. La riqueza tiende a concentrarse en menos manos. Hay una mayoría que va perdiendo la partida ineluctablemente.

Es absurdo creer que el liberalismo político y económico son dos caras de la misma moneda. Todos suscribimos las libertades del ciudadano o liberalismo político, pero los liberales se han montado sobre los elementos positivos de aquel para hacer creer que el liberalismo político es lo mismo que el liberalismo económico. Y eso no es verdad. Una cosa es la libertad del ciudadano y otra, la libertad del capital. Ahí está la diferencia.

P: En su libro, usted habla del Consenso de Washington como un plan ideológico diseñado para dominar a América Latina. A su juicio, ¿cuáles fueron las consecuencias sociales de su aplicación en el Perú?

R: El consenso fue entregado a Alberto Fujimori antes de que asuma la presidencia. Él había prometido como candidato que no iba a realizar esas medidas. Pero al recibir el documento, a los 9 días de gobierno, el ministro Hurtado Miller anunció un paquetazo económico que estaba en la línea del Consenso de Washington. A partir de ese momento, se inicia su aplicación a raja tabla. El Consenso de Washington sigue vivo en el Perú. Toledo, García, Humala, PPK y ahora Vizcarra siguieron y siguen su aplicación a rajatabla.

Entre las consecuencias sociales, se constata que hay una despolitización enorme de los jóvenes. El compromiso con la sociedad en su conjunto no existe. Eso es parte del proceso de la despolitización que  ha conseguido el neoliberalismo. Antes también había ese fenómeno pero en una proporción mucho menor. El cambio cultural es notorio. Los jóvenes no están informados o, peor aún, están uniformemente desinformados.

P: ¿Qué responsabilidad tienen, en ese sentido, los medios de comunicación y la prensa?

R: Más o menos todos los jóvenes han recibido solo una versión de los hechos. El periodismo en televisión abierta entrevista o invita a dos o tres personajes y ninguno tiene posiciones contrarias. Hay un pensamiento retrógrado dominante en la televisión y en gran parte de los canales. Ese pensamiento retrógrado siempre ha existido en los medios masivos pero no en la dimensión actual. Tengo 74 años, tiempo suficiente para analizar y hacer esa afirmación.

P: En el ámbito económico, desde el Gobierno de Alberto Fujimori se emprendió una reforma laboral con el objetivo de reducir la informalidad laboral. Han pasado 29 años y la tasa de informalidad ha aumentado a pesar de la flexibilización aplicada, ¿por qué cree que continúan con estas reformas?

R: Cuando se impone la receta del consenso, el país requería de una liberalización absoluta del mercado nacional en materia laboral a inversiones extranjeras. Yo sostengo que la razón principal del autogolpe del 5 de abril era hacer una nueva Constitución a la medida del Consenso. No es para combatir el terrorismo como sostienen los fujimoristas. Eso fue una coartada. El objetivo era hacer una nueva Carta Magna para los paquetazos y la desregulación. Fujimori había solicitado al Congreso dos veces libertad para aplicar un conjunto de medidas económicas, pero no fue suficiente.

P: Usted habla en su libro que estas políticas corroen la democracia porque le quita poder a la ciudadanía y las políticas públicas se diseñan cada vez menos a favor de las grandes mayorías.

R: Los ciudadanos se convierten en consumidores. Interesa la gente no como ciudadanos, sino como consumidores. Yo he contabilizado 71 derechos que han sido cercenados de la Constitución de 1979 para el beneficio y comodidad del gran capital.

Con el neoliberalismo en el Perú, la democracia representativa tiende rápidamente a desaparecer y solo va existiendo formalmente. El ciudadano pierde poder y deciden los poderes fácticos. El gran capital va dictando lo que hay que hacer desde el Estado. Se aseguran de que, a través de una mayoría parlamentaria y los medios de comunicación, el ciudadano esté de acuerdo con esa lógica perversa Sin duda, el neoliberalismo es un adversario de la democracia, de la democracia política y económica.

Reseña: 25 años del neoliberalismo en el Perú

El ensayo 25 años del neoliberalismo en el Perú. Análisis de la Constitución Política de 1993, del sociólogo Manuel Benza Pflücker, es sin duda un libro de lectura obligatoria. Constituye un estudio claro, riguroso y provocador de los fundamentos ideológicos del neoliberalismo –que van desde los teóricos Bernard Mandeville, Vincent de Gournay y Jacques Turgot a Adam Smith, Jhon Locke, David Ricardo y Friedrich Hayek– en el que se pone en evidencia las inconsistencias, dogmas y mentiras históricas de este dispositivo económico dominante y de los actuales defensores del laissez-faire.

En esta obra de 147 páginas y dividida en siete capítulos se relata cómo la élite política y económica de América Latina –la región más desigual del mundo– construye y articula respuestas políticas para mantener la primacía o consolidación del libre mercado aún cuando sus propuestas económicas –desregular, privatizar y liberalizar la economía– han experimentado un rotundo fracaso en Chile, Brasil, Argentina, Reino Unido. Para explicar esta paradoja, el autor desliza el concepto gramsciano de «bloque histórico», con el cual intenta dar cuenta de la aún vitalidad del mercado y el capital contra el Estado y lo colectivo.

En el caso peruano, una de las tesis que defiende Manuel Benza es, precisamente, que el neoliberalismo se eleva como ortodoxia con la victoria electoral en 1990 del dictador Alberto Fujimori y esgrime que la principal razón del golpe de Estado de 1992 fue la de elaborar una nueva Constitución a la medida del actual esquema económico. En este esbozo, pone sobre el tapete una idea general: la comprensión real de la Carta Magna solo es posible si se tiene en cuenta su orientación neoliberal, la cual ha estructurado y organizado no solo la naturaleza y el funcionamiento del Estado, sino también la acción de la clase política gobernante y la del conjunto social.

El ensayo advierte, además, que las políticas económicas de contenido neoliberal (o ‘Consenso de Washington’) profundizan el modelo primario-exportador peruano e imposibilita la diversificación económica; es decir, condena al país al subdesarrollo y al retraso tecnológico. Por esta y otras razones, nos encontramos ante una radiografía de la economía moderna que debate en profundidad. Resulta, por ello, imprescindible este libro si se quiere entender realmente la verdadera extensión del pensamiento único, así como sus mutaciones en el tiempo y consecuencias para la democracia y la sociedad.

La Pensante

Author: La Pensante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *